lunes, 19 de abril de 2010

el contador de estrellas...

















El hombre que contaba las estrellas lo hacía de manera artesana y menestral.
Las enumeraba a simple vista, una a una. Exceptuando, claro, en días nublados.
Observar el cielo nocturno era un esfuerzo arduo, dada la magnitud de la bóveda celeste y la similitud de los astros.
Noche tras noche, el cosmos se desplegaba a su entera disposición y con entusiasmo renovado comenzaba un día más su actividad numérica.
El telescopio catadióptrico no tenía ningún interés para él.

Al atardecer, cuando el sol se ocultaba detrás del edificio de las aguas, esperaba unos minutos, y la oscuridad, exacta y precisa se desplomaba lenta. Cuando no quedaba rastro de luz solar ni lumínica, comenzaba el cálculo.

Su actividad empezaba desde el exterior de la puerta de la cocina, avanzaba su lenta enumeración desplazándose silencioso por los jardines vecinos, sorteaba obstáculos de todo tipo sin bajar la vista del firmamento. Siempre en dirección al sur.
Frecuentemente se descontaba, pero estoico y sin renuncia, desandaba los pasos y volvía a recomenzar la rueda numérica desde la parte trasera de la casa.


La vez que fue más lejos físicamente, llegó hasta el cruce de la esquina del tranvía azul con el Paseo de la muralla. El día anterior había conseguido otra marca: arribar sin descontarse hasta la estrella 1.002, de las 8.000 visibles sin neblina atmosférica


Una noche de Agosto calurosa y húmeda, vio recompensado el esfuerzo de sus noches insomnes.
Alrededor de las 22 h., sentado sobre la barandilla de una terraza con olor a frituras de pescado, contaba la número 414, cuando en dirección nordeste, un centenar de estrellas fugaces, las Perseidas, llamadas también "lágrimas de San Lorenzo", se desplomaron como una cascada, tormenta brillante, alrededor de su figura.

Supo que no se había equivocado. Supo, que la felicidad, su felicidad, era un espacio lleno de lluvia...de estrellas.


.

54 comentarios:

Valery dijo...

Alguna vez le pregunte a un hombre , cuántas estrellas hay en el universo?, y éste me contesto que no importaba. No volví a hablar con ese sujeto.

Creo que el contador de estrellas sería el hombre ideal para mi. jajaj..

Muy hermoso relato y qué decir de tu blog, precioso en verdad, te sigo leyendo.

Beatriz dijo...

la perseverancia tiene su recompensa. ¡Qué texto más poético querida Gwinwtte!.
Cada una de tus frases me ha dibujado imágenes preciosas.He llegado a ver a ese soñador con la cabeza hacia el cielo, lo ha visto en medio de la lluvia de estrellas
Leerte es siempre una delicia!
Gracias amiga-

Ananda Nilayán dijo...

Y habrá quien el llame loco... Un texto muy emotivo, que me ha dejado un poco triste.

Un besito.

JuanMa dijo...

De vez en cuando, las estrellas nos dejan un poquito de Magia...

Ojalá a ti te dejen mucha.

Un beso, Gwy,

Isabel dijo...

Yo no las cuento,querida Gwynette,pero las contemplo siempre que la luminosidad así lo permite..
Ah, preciosas Perseidas del verano,qué bellos recuerdos me traen,amiga.
Un post muy especial...
Mi abrazo,amiga.

virgi dijo...

Gwynette, bonito post, ¡con lo que me gustan las estrellas! Me pasé un tiempo colgada de ellas, casi como el personaje: las Pléyades, el triángulo del verano, Sirio, el cinturón d Orión, Altair, Deneb...
¡ay!

Precioso, estrellas para ti

boladevidre dijo...

Le Petit Prince, où il a grandi, est devenu un mètre étoiles.
Quand les rêves deviennent réalité, les étoiles sont comme des compagnons muets.
En tant que Blade Runner, au-delà de la porte Tanhauser et et les anneaux d'Orion.
Tu es une star aussi, et votre blog, et vos histoires courtes plein de petites étoiles ... de compter et de recompter.

fgiucich dijo...

Un texto bello y encantador como esa lluvia de estrellas que nos regalas. Abrazos.

Jin dijo...

otra vez: precioso

Eva dijo...

De vuelta a casa...contando estrellas!!

Tu relato me parece un metáfora exquisita de los sueños, de la perseverancia y el esfuerzo por conseguirlos. Y, por qué no? de la recompensa que te vas encontrando mientras los sigues: momentos fugaces de felicidad que te hacen sonreir por dentro.

Esme dijo...

Ojala muchos contaramos con esa gran paciencia, pues el que entiende de estrellas, lo entiende todo

Que buen blog....te sigo!!

LlunA dijo...

Noches de verano, cielos estrellados...la felicidad...qué fácil parece todo cuando uno se encuentra...cntando estrellas!

Petonets

Nocheoscura dijo...

Cada uno encuentra su felicidad a su manera. Yo el año que fui a ver las Perseidas resulta que salieron justo por detrás de mi. Miré al sitio equivocado. Sin embargo fui feliz, estuvimos hasta las cinco de la mañana en medio del monte esperando la lluvia de estrella. Mi mujer, su madre, hermana y mi perro estaban conmigo.

Maybe dijo...

Que hermosa contemplación; supongo que su enumeración era su forma de entender el infinito y en su andar, pudo descubrir muchas cosas y disfrutar de un espectáculo poco cómun: la lluvia de estrellas.
Saludos.

Francisca dijo...

siempre me llamo la atencion ese famoso contador de estrellas, queria conocerlo, junto con el sereno tambien,que apagaba y encendia la vela :( deberian haber tenido algo lindo que entregarme


un abrazo linda !
siempre entregando lo mejor para los lectores

mis largos pies dijo...

A mí me gustan mucho los que se empeñan en intentar lo imposible. Bonito relato. Yo también blogeo/me desnudo desde hace poco. Te invito a visitarme, si te apetece.

Imposivle dijo...

y si por caminar mirando hacia arriba se da un golpe contra una farola que le hace ver las estrellas...esas también las cuenta?

//Lemon dijo...

sigue escribiendo, leo tu blog desde hace mucho tiempo

Consuelo Labrado dijo...

Me ha encantado tu relato, una maravilla de principio a fin, las estrellas son nuestra guía y no mirarlas es casi imposible porque tod@s levantamos la vista al cielo para implorar, para rezar o para evadirnos. Un aplauso para tu escrito y un abrazo para tí

Casilda dijo...

Este post me han recordado los veranos de cuando era pequeña en el campo.
Nunca vi las lagrimas de S Lorenzo , lastima .
besos

Eva- La Zarzamora dijo...

Yo iba a pedírmelo pero ya veo que se me han adelantado por ahí.
Bellísimo cuento.

Besos.

Bohemia dijo...

tanto tiempo sin pasar...como siempre bello todo lo que aquí encuentro...

Pablo dijo...

"...El nombre de las estrellas saber queria y un beso en cada nombre me pediria..."

fgiucich dijo...

Parece que el "contador de estrellas" se ha ido de viaje. Que estés bien, amiga. Abrazos.

RECOMENZAR dijo...

...........realmente interesante tu blog ...........No sé como llegué espero no perderme ya que quiero volver a leerte

Beauséant dijo...

espero que en tu ausencia hayas encontrado muchas estrellas y vuelvas para enseñárnoslas

Paco dijo...

La lluvia es tremendamente cautivadora... y si es de estrellas... apaga la luz del sol y vamonos... :)
un beso.

LlunA dijo...

t´has amagat?
petons

Anónimo dijo...

qué pena

AnDRóMeDa dijo...

Excelente escrito.
Me ha conmovido!
Cuidate!

Luis Chiodo dijo...

Porqué has callado Ynette ?
Tan sola estás ?
Tu blog comueve ...
Tal vez mis abuelos catalanes me han llamado acá en el sur.
Es la primera que escribo a un blog, algo tan impersonal ... tan especial en tu caso.
Volveré a releer tus cosas y ver si ya no estás sola.

ahhh dijo...

¿Qué ha sido de mi "Carxofeta" preferida?

Se te echa mucho de menos, que lo sepas....
(un besito)

Tanhäuser dijo...

Et trobo tant a faltar :(

Torna, si us plau.

Petonets

boladevidre dijo...

sí, sí.... torna, torna...

el nombre... dijo...

La felicidad nunca es gratis. Pero siempre vale el esfuerzo... sea contando estrellas, o como cada quién piense su cielo!
Hermosísimo post!

fgiucich dijo...

El contador de estrellas se habrá quedado sin memoria? Que estés bien. Abrazos.

---* LadyBlue *-- dijo...

paso por primera ves por aqui y me tope con esta que es una buena publicacion...pasare con fecuencia a leerte...saludos!

Notengonombre dijo...

Mira que todos nosotros, quienes tenemos un blog, llenamos espacio hablando del sol, la luna, las estrellas y la lluvia.
Por eso me gusta ver un blog lleno de alcachofas. Es original.

Guillermo Vidal dijo...

Hermoso lo que escribes, realmente tus palabras llegan al lector!

Alma Impura dijo...

Hermosisimo tu blog <3 gracias por compartirlo.

Mitsu dijo...

Ascarxofeta.... ¿no tornaras? sniffff

ptonets

fgiucich dijo...

Vine a buscarte... Abrazos.

Principito dijo...

Me dejó dos pensamientos o rememoranzas o cosas que decir... Lo primero es que me trae a recuerdo hosco contador de estrellas... aunque la relación aqui es totalmente distinta, el no las possee ni las quiere poseer, solo las disfruta... conseguir aquello que no deseabamos pero que simplemente se dió, es invaluable... Te dejo mi cordial saludo,

Principito
Desde mi principado para el Mundo

moonlight dijo...

me gusta mucho tu hoja de alcachofa.

Anónimo dijo...

Hola, muy interesante el articulo, saludos desde Colombia!

Pablo dijo...

donde esta¿
Cuanto tiempo de silencios

Anónimo dijo...

Muchos saludos, muy interesante el post, espero que sigas actualizandolo!

Pablo dijo...

PERO DÓNDE TE METES?

Aristóteles dijo...

Ups, yo soy contador de estrellas. Y vengo a dejarte una antorcha de luz.

Un beso.

Piel de letras dijo...

Pero bueno... ojalá sea una luna de miel con la vida, eso que te impide volver por estos lares.

¡FELIZ 2011!

Piel de letras dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
fgiucich dijo...

Y... para cuàndo?? Abrazos.

Siona dijo...

primera vez que te leo....me gustó mucho tu texto...no queda la menor duda que las estrellas, por entero, eran suyas. Saludos!

Juanlu dijo...

... yo todavía sigue contando estrellas.