domingo, 31 de mayo de 2009

Están obligados a mirarse....















Dicen los entendidos que un cuadro o una escultura de particular belleza -o de particular valor- debe estar aislado de los demás por su excepcionalidad.

La disposición alargada de la sala le ha permitido al comisario de la exposición situarlos juntos por su perfección, su delicadeza y su distinción al fondo de la estancia, lejos de los cuadros enfrentados.
Las reglas estéticas los unen por un tiempo, provisionales en su espacio, después, cada uno volverá a su destino
Se miran y se reconocen, y comprenden la transitoriedad de su encuentro..
Son de época distinta aunque provienen de situaciones similares, y ellos lo saben.
Ambos tuvieron un hogar y en él ocuparon un lugar destacado: uno presidió el salón, la otra, la biblioteca de una saga familiar. Vieron nacer, crecer y desaparecer a varias generaciones; finalmente, el último eslabón de una familia enamorada del arte los subastó. Él, en subasta americana, ella, en una de sobre cerrado, y ambos, ofrecidos al mejor postor por un precio mucho más que estimable.
Los dos fueron alejados bruscamente de su entorno.
Las miradas obligadas a encontrarse se vuelven profundas y estáticas y sólo descansan cuando las luces se apagan.


,

26 comentarios:

Isabel dijo...

Cómo me gusta tu punto de vista,amiga...
En todos los sentidos... ;-)
Mi abrazo y, aunque me repita, siempre es un placer estar por aquí.

TORO SALVAJE dijo...

Seguro que por la noche bailan bien arrimados.

Besos.

Ananda Nilayan dijo...

Buena foto para un buen post. Si pudieran hablarse, qué se dirían??? Besos.

De cenizas dijo...

Se miran con nuestros ojos....

besos

Madame Vaudeville dijo...

Genial! La foto, el textito... Me encanta el hombrecito del cuadro. No me extraña que la escultura le mire y remire y admire. Je!
Un besito

Bohemia dijo...

Igual por la noche cierran los ojos y sueñan que se miran.

JuanMa dijo...

A mí también me gustan esas miradas provisionales en que dos desconocidos nos reconocemos y nos comprendemos...

... Aunque yo no soy (estrictamente hablando) una obra de arte ;-)

Besos, Gwy.

eMiLiA dijo...

Las miradas descansan, ¿y lo demás?

Un besoo♥

Paloma Zubieta López dijo...

Me gusta esta historia, alcachofa querida, porque habla de cuando los caminos se juntan y/o se separan... besísimos.

PD. Te dejo un regalo-reto en mi blog, con todo cariño.

Beatriz dijo...

¡cúantas cosas quedan en el aire en ese espacio en que distan dos miradas!Y si acaso se acortaran los centímetros que separan lo deseable con lo imposible,lo real con lo imaginado. ¿habría palabras? ¡O acaso no es la elocuencia del silencio lo que embellece la aproximación de dos cuerpos?
un gran placer leerte-
saludos

El futuro bloguero dijo...

Una especie de lady halcón en el museo...

qué bonito.

LlunA dijo...

Curiosa la vida, hasta en las salas de un museo, de una casa de subastas...jeje
Petonets

fgiucich dijo...

Son como los resplandores de antiguas grandezas. Tienes un admirable talento, amiga mía. Abrazos.

Maybe dijo...

Prefiero pensar que su destino era encontrarse en la mirada del otro, descubrirse con ese simple gesto que puede más que mil palabras.
Excelente foto para tu post.
Saludos.

Casilda dijo...

Un instante fugaz.
Pues bendito sea porque probablemente no volverá a repetirse .
Un abrazo

indigo dijo...

Pura atracción: las historias, el encuentro y el post. ¡Genial!
Un beso

Le Mosquito dijo...

Muy, muy bonito, como apunta FutBlo. Yes.

Franziska dijo...

¡Cuántas cosas puede decir una mirada! En alguna parte leí un proverbio que dice: "Quien no comprender una mirada tampoco comprenderá una larga explicación".

¿Tú crees que se ha podido establecer alguna comunicación? Creo que estaría bien que fuese así. A mi me gusta especialmente lo mágico.

Tony Amesty dijo...

Que pasará entre ellos cuando cierra el museo?.. ;)

Un abrazo

Lídia dijo...

Bé i si ens expliquessin tot el que han vist pels diferents llocs on han viscut, on diferents poseïdors les han deixat allà per contemplar-les, sense saber que elles silencionsament porten les seves histories, quan les acariciem en recollim trossets d'aquestes històries. Les escultures quasi sempre les haig de tocar, acariciar, llavors m'agraden mes, si son de fusta son càlides, pero la fredor de la pedra o del marbre, com m'agrada, aquella fredor, dur vida dintre, .... moltes vides.

Javier dijo...

Lo que tendrán que contarse con tanta historia como lleva cada uno a sus "marcos" o pedestales. Qué bien que el diálogo descanse al llegar la noche. O será que empiezan a hablar sus emociones...

Saludos.

Nausicaa dijo...

Vaya, es una triste historia, pero al menos por ahora se tienen el uno al otro.

Lludria dijo...

Qué hermosura, Gwynette!Me he quedado prendada del relato... y del caballero del cuadro. Cuánto puede expresar una mirada! Si pertenecen a distintas épocas sólo han podido coincidir gracias a su encarnación en ambas obras de arte pero... qué tortura no poder tocarse! ^^ Un besote!

Tumulario dijo...

Hermosa imagen, descrita con bellas palabras.
Un abrazo,

thoti dijo...

.. es que en el arte, alcachofita, la curiosidad es una cosa que tiene que estar presente..

.. te mando un beso de finde..

virgi dijo...

Gwynette, me alegra visitarte. Has pillado una mirada que pocos deben haber visto y eso prueba tu sensibilidad. Gracias por hacernos cómplices de ella.
Te sigo, besos.