martes, 10 de julio de 2007

siguiendo la ruta de Isabelle Eberhard ...



Era una hora punta cuando le entraron las ganas de abandonar su vida tan escrupulosamente trazada.
Se apeó con urgencias de vida o muerte en la próxima parada y cogió un taxi con destino al aeropuerto.
Amaneció en estado vigilante en una región con características de desierto donde solo se escuchaba el sonido del viento.
Tuvo la certeza que allí haría sus raíces.

Al poco tiempo de instalarse supo - que juguetón es el destino- que estaba muy cerca de donde había vivido la suiza Isabelle Eberhard "la novia del Sahara" -que disfrazada de beduino y oculta bajo el nombre masculino de Mahmud Saadi recorrió el Magreb a caballo, para sorpresa de los nativos y escándalo de los occidentales-
Siguió sus pasos como una discípula aventajada.

Mientras tanto, sus acciones en Blackstone subían escandalosamente, hasta un 45 por ciento.

.

15 comentarios:

thoti dijo...

.. que importa lo de Blackstone si una puede hacer lo que le apetece realmente.. ya lo dijo aquel: "ande yo caliente"..

.. tengo una duda.. ¿sabes si en el desierto crecen las alcachofas?..

nomesploraria dijo...

A mi me entran ganas a todas horas de abandonar esa vida tan escrupulosamente trazada.
El desierto, por silencioso y limpio, es un lugar perfecto para ello.

nomesploraria dijo...

Por supesto que crecen alcachofas en el desierto: en todas las estaciones, incluso a todas horas ¿no?

Gwynette dijo...

ay, ay..hasta donde yo sé, no...hacen unos cactus? :-)

Cariños

Tesa dijo...

En muchos momentos de mi vida he tenido la tentación de marcharme a la aventura y dejar todo atrás, empezar de nuevo con otra identidad. Pero cuando eres madre sólo es un sueño, uno de esos sueños imposibles de juventud.Lo vivo a través del cine y de la literatura.

Mi aventura real no es tan emocionante, pero puede ser igual de intensa si te implicas, tienes ilusiones nuevas y proyectos.
Estoy leyendo “La niña de la Jungla” el relato escrito por una alemana que vivió hasta los dieciseis años en Papúa Occidental, sus vecinos eran una tribu salvaje, según nuestros criterios, pero ella aprendió de ellos, fue feliz y nunca lo has olvidado.

Me encantan tus escritos y las fotos que eliges. Besos, alcahofita.

nomesploraria dijo...

Que sí, que sí, en todo momento y entre las dunas.

el nombre... dijo...

que bueno poder dejar una vida cuadriculada, y poder fugarse a donde a uno mas le guste... pero necesitamos tener acciones en Blackstone, al menos algunas... (ja)

me gusta tambien el destino que eligio, y su riesgo de atreverse a un desierto, nada menos.

besos, alcachofita!

Piel de letras dijo...

¡Ay! mi querida Gwyn... ¿a quién no le han dado ganas de cambiar de aires?
Me falta por trabajar/vivir en la selva, he probado la costa, el desierto, la montaña y algunas ciudades.
Espero que se me cumpla lo de la selva, cuando menos concerla.

Apapachos

JuanMa dijo...

Oye, igualito que yo...

Mis acciones subiendo como locas, y yo en plena travesía del desierto.

Besos (áridos).

churra dijo...

Vaya maravilla poder bajarse en una estación , pillar un taxi y decir "al aeropueto...".....
Besos

Yaya dijo...

Todo mundo busca nuevos aires... el asunto es no temer.

Las alcachofas solo crecen guapas y ricas en climas que no pasan los 24 C y minimo los 7 C. Se ponen feas y amargas con las heladas..

Edanmir dijo...

Igual si se entera antes del subidón de las acciones no se marcha. Salu2 rebozados con arena de un desierto urbano.

ynarud dijo...

Cuando nací, alguien trazó la línea que yo debía seguir. Y siempre desee, que así no hubiera sido. Cuantas veces siento la necesidad de “desaparecer…”, pero luego vuelvo y me digo es necesario que desaparezca?... y luego me contesto, sí es necesario… y luego me pregunto y luego me contesto…
tus “relatos” son geniales.


un bessssssssss

fgiucich dijo...

Muchas veces, en la vida, necesitamos hacer cambios fundamentales, pero que no nos atrevemos. O esperamos señales que nunca llegan. Abrazos.

Entre mareas dijo...

Demasiada suerte, eso de empezar una nueva vida, una aventura, y encima lo de las acciones....
Es un sue�o.

Un abrazo