miércoles, 17 de enero de 2007

metro, dirección Catalunya...



















E
l vagón estaba ocupado casi en su totalidad por gente vestida de gris o negro. Yo misma llevaba un abrigo negro y una bufanda a cuadros marrón y negra. Todo el mundo parecía tener llaga de estómago o similar. En la estación anterior a la: parada final de trayecto, subió un chico de cabello corto y la ropa cuatro tallas más grandes de la que le correspondía. Sin mirar a nadie se apoyó en el asiento que estaba al lado de la puerta de salida y entonó a pleno pulmón un rap, cantando las desgracias de un amor desafortunado por culpa de un padre con complejo de Edipo. El tono fué tan súbito y estridente que todos los rostros abúlicos de mirada lejana giraron la cabeza -como potros pura sangre molestados por la picazón de un mosquito-. Miradas terribles lanzadas desde todas las direcciones chocaron con la cara casi congestionada del tipo lleno de granos, con la nariz dilatada, los ojos entornados y las cejas fruncidas que estaba ajeno al odio que en forma de ondas avanzaba progresivamente hacia su cuerpo. Rapeaba y rapeaba rompiendo el ensoñamiento de los caras largas. La cantata duró unos cuatro largos minutos. Al finalizar el trayecto, salió -igual que los aturdidos pasajeros- pero él lo hizo tranquilo, sin fijar la atención en nadie, con las manos en los bolsillos atravesó el andén, subió las escaleras automáticas y se perdió en la soleada plaza rodeada por el brillo metálico de los coches aparcados al sol.


3 comentarios:

Arcángel Mirón dijo...

Me pongo en el lugar de la gente que volvía de trabajar luego de un día agotador, buscando la paz del transporte (jeje) y se topó con el rapero.

Pobre chico, mal momento para ser artista.

:)

Luis Eduardo dijo...

Debe ser adictiva ese tipo de libertad, no? Hacerse adicto a la adrenalina de hacer lo que nos venga en gana, si no le hacemos mal a nadie, por qué no?

Ojalá en la vida fuéramos tan espontáneos... :)

Oye, pásate por mi blor, te he dejado una tarea... jejeje

Reflex dijo...

Aunque no sea muy fan del rap, me ha parecido un ejercicio de gran valor :)