jueves, 25 de enero de 2007

Juan Vicente Piqueras
















Todo está preparado: la maleta, las camisas, los mapas, la inútil esperanza. Me estoy quitando el polvo de los párpados. Me he puesto en la solapa la rosa de los vientos. Todo está a punto: el mar, el aire, el atlas. Sólo me falta el cuándo, el adónde, un cuaderno de bitácora, cartas de marear, coraje, brújula y alguien que ponga en mí la confianza que yo he perdido. Todo está dispuesto. (que yo he dispuesto. Todo está perdido.) El barco que no existe, la mirada, los peligros, las manos del asombro, el hilo umbilical del horizonte que subraya estos versos suspensivos... Todo está preparado: en serio, en vano.




3 comentarios:

Isabel dijo...

Tal vez hemos perdido el afan de aventura,conocemos demasiado los riesgos y eso es malo también...

Como cantaba L.E. Aute: " ...A por el mar...,promesa y semilla de libetad..."
Precioso; seguramente también provocó en ti una llamada al reconocimiento.
Saludos...

Reflex dijo...

Vengo con preguntas siempre...
¿Es inutil la esperanza? Dicen que lo último que se pierde es eso... moralidad aparte, claro...

LE MOSQUITO dijo...

Creo que este post no puede mejorarse. Me llegó.
Gracias.