miércoles, 14 de noviembre de 2007

capitana razonable...


Como dos transatlánticos que se cruzan en la noche, cada uno con su ruta marcada, así nos cruzamos en la fiesta de B.
Al verte vaciló mi rumbo, dudando si en el entrecruzamiento debía lanzarte la llave que salvaría los restos del naufragio.
Como capitana razonable no me desvié del trayecto, llegué a puerto dejando una estela que, cada vez me alejaba más de ti.
Me cuentan que la noche se te dió mal y que hiciste agua por todos lados.


-Titánic el buque más lujoso de la época y protagonista de uno de los mayores desastres marinos de la historia, naufragó sin la llave que abría el armario donde se guardaban los binoculares, instrumento clave en la detección de obstáculos durante la navegación-.
.

22 comentarios:

CurroClint dijo...

Para algo están los binoculares,
para algo también las sirenas del mar.
Balizas y luces en los mares,
desvíen a placer, el navegar.

Senses & Nonsenses dijo...

como náufragos en un maremoto hasta que el azar nos encuentre...

un abrazo.

nomesploraria dijo...

La història d'aquesta clau és increible. I com petits fets, minúsculs, poden desencadenar esdeveniments colossals.

Quin ràfaga més maca.

Edanmir dijo...

Suerte de ser una capitana razonable, si fueses mas impulsiva habrías provocado dos naufragios.

Lo del Titanic ya sabes...el no llevar un vigía miope. Salu2.

carlota dijo...

Pues nada, siempre con los binoculares a punto, por si acaso.
Muy original y muy didáctico tu enfoque del tema.
Un placer pasar por aquí.
Gracias por tu visita.

Carmen dijo...

igual que en la vida, es difícil tenerlo todo a punto.

Pero se intenta, ¿no? Copias de la llave, ¿bastará?

Un besazo guapísima.

Isabel dijo...

El caso es que siempre le achacamos la culpa a algo que nada tenga que ver con nuestros propios errores.
Al final,siempre la culpa ,el otro.
Menos mal que tus letras siempre nos mantienen a flote,amiga Gwynette.Un beso. :-)

Tesa dijo...

Yo es que soy fatalista, pienso que si tiene que pasar, pasa, te pongas como te pongas. Me va fenomenal, porque no me machaco.

Sigo mi impulso y si veo el iceberg delante de mis ojos a tiempo y puedo decidir el rumbo, pues estupendo, pero si me lo trago, tengo dos posibilidades: quedarme en el fondo o volver a salir a flote y para la próxima llevar los vinculares colgados del cuello.

Ahora, lo entiendo, mis malas elecciones con los hombres en el pasado no eran por mi falta de experiencia, sino porque siempre he estado muy cegata y no me gusta llevar gafas.

Gwynette, no sabes el peso que me has quitado de encima

Me encantan tus ráfagas.

Besos.

Ah, y ya conozco al bribón del marido de Gladys.

Tesa dijo...

Binoculares, quería decir, no "vinculares"

Arcángel Mirón dijo...

Me recordó a un poema de Benedetti que dice

"Definitivamente no voy a perder más mis anteojos
por un imperdonable desenfoque
puede uno cometer gravísimos errores".

Churra dijo...

¿te pudo mas la obligación que la devoción????

Joper alcachofa , que mecha llevas , bueno ahora voy para atras ...para variar a leerte .

Besote

fgiucich dijo...

Seguramente habrà naufragado porque no siguiò la estela de tu barco , o perdiò los binoculares. Abrazos.

38 grados dijo...

Veo que eres buena capitana de barcos....yo es que soy más bien como Chanquete, con barco-cutre anclado en medio de un huerto....

un besote reina

thoti dijo...

.. los hay cegatos.. no deberían dar el título de capitán de navegación a personas con 50 dioptrias en cualquiera de los dos ojos.. :-)
.. besitos alcahofa..

LE MOSQUITO dijo...

Y la mayoría de las veces no me pongo ni las gafas, y eso que no las tengo encerradas.

TOROSALVAJE dijo...

Cuántos naufragios sentimentales se podían evitar con un poquito más de vista.

En fin, otra vez será.

Besos.

el nombre... dijo...

bueno, se ve a vos los binoculares no te fallaron.
Y era de esperar! Siempre los tenés muy cerca, para vernos a todos, ver cada una de nuestras situaciones, y tirarnos una ráfaga muy sagaz.


Un besoteeeeeeeeeeeeeeeeeee

el nombre... dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
valeria dijo...

Esto es un aviso a navegantes...

Hizo agua... Sálvese quien pueda!

Un beso, Gwynette

GLAUKA dijo...

Me alegro de que no fueras tú la que cambió su rumbo y se esrtrelló contra el iceber, que, como algunos hombres malos, esconden de la vista ajena "el tropezón".

<< Lolylla >> dijo...

Tus palabras siempre nos trasladan a flote, un acierto el cambio de rumbo

Un besazo!!!

ahhh dijo...

Seguro que tú si que tenías a manos los binoculares y por ello no chocaste con nignún iceberg. Porque era eso, ¿no?, a ver si resulta que el obstáculo en cuestión era una isla paradisíaca....

;-)