sábado, 2 de diciembre de 2006

ráfagas...













El sol

Era una mañana veraniega de sol irritante. La calle, recién asfaltada aún olía a alquitrán y brea.Yo, con el sol siempre me he llevado bien..es decir, nunca nos hemos tenido una palabra grosera o un gesto agrio. Pero aquella mañana solo asomarme a la calle, me dí cuenta de que algo no funcionaba, mire al cielo, ni una sola nube en lo que alcanzaba mi visión, aunque tuve la vaga impresión que el sol me guiñaba un ojo..me hice la desentendida, aún no había desayunado y yo no estaba para tonterías. Crucé de acera, giré a mi izquierda y me dí cuenta que.. avanzando por según que calles y en qué dirección , el caprichoso sol me colocaba la sombra delante, o al lado, o detrás . Yo, persona prudente pero con carácter.. procuré no darle al caso más importancia de la que tenía...displicente, me coloqué las gafas de sol ignorándolo y me dije para mi : hoy el sol se ha despertado aburrido, hoy tenemos al sol juguetón. Entré en el siempre abarrotado Zurich, me tomé mi café con leche con croissant en el interior, leí el periódico con parsimonia y media hora después, a la salida, ví que el cielo estaba nublado y sonreí: supe que se había molestado.. y sensible como és, se retiró al ver que no le seguia el juego.

4 comentarios:

ahhh dijo...

Pobre sol, mira que ignorarlo de esa manera. Y eso que a mí me gusta nlos dáis nublados y lluviosos, por variar un poco de tanta luz. Pero en cuanto pasan un par de días sin sentirlo allá en lo alto, ya se le echa mucho de menos.

Vuelve solete!!!

Indigo dijo...

Ganaste la partida; yo siempre me abandono.

Luis Eduardo dijo...

Quién se iba a imaginar que el Sol en su magnificencia y orgullo desmedido, no fuera más que un niño grande de cabellera amarilla buscando atención??? La verdad que siempre lo sospeché, el tipo no hace que verlo a uno de reojo, denotando cierto complejo de inferioridad (aunque no se crea)... pero nunca tuvimos ni siquiera el mínimo contacto, como el que tí tuviste... sólo me lleva a una conclusión: debes ser de una belleza espectacular que brillas más que el mismo Sol, tanto así que le llamaste la atención y se molestó cuando le quitaste la inspiración de ese día... un día de estos veremos si puedo seducir a la luna

Reflex dijo...

El es muy susceptible... :) Sobre todo el de Zürich ;)